Tener bien lubricadas todas las piezas del motor permite evitar su desgaste, preservarlo de futuras averías y garantizar su buen funcionamiento. En BOOSTING POWER, te damos las razones por las cuales el cambio de aceite es vital:

El aceite forma una capa lubricante entre las piezas del motor, reduciendo su desgaste y garantizando un buen mantenimiento del vehículo. Además, ayuda a mantener limpio el motor porque arrastra las impurezas.

También, favorece el enfriamiento del motor, ya que lubrica anillos, pistones, cilindros, cigüeñal, etc., conservando una temperatura de operación óptima.

Aquí te dejamos unos tips para que no estropees tu caña:

  • No mezclar distintos aceites de coche, ni viscosidades ya que podrías provocar una alteración en sus propiedades.
  • No escatimes: A mayor calidad del aceite, mayor garantía para un buen mantenimiento del vehículo.
  • Siempre cambia el filtro cada vez que cambies el aceite.

Es cierto que cuando utilizas un aceite sintético, puede durar hasta 20 mil kilómetros, pero la mayoría de los filtros sólo tienen una duración de entre 3000 a 5000 kilómetros. Es recomendable que para el uso de este aceite consideren buscar filtros que tengan mayor calidad y durabilidad.

Al acumular kilómetros, se inyecta más combustible sin quemar en el cárter, lo cual diluye el aceite. Esto hace que el aceite se dañe. Por lo que, si no se cambia con frecuencia, puede ocasionar un desgaste acelerado, así como también:

  • Problemas en la máquina
  • Una reducción de rendimiento del motor
  • Aumento en el consumo de gasolina
  • Aumento de las emisiones y consumo de aceite
  • Que los componentes del motor (juntas y pistones) no funcionen bien por falta de lubricación adecuada

Cuando se cambia el aceite, también puedes saber si se fuga el refrigerante del motor y se mezcla con el aceite.

Hacer el cambio de aceite como parte del mantenimiento preventivo, retrasa el tiempo del desgaste del motor y ahorrarás dinero en el largo plazo.

Recuerda que debido a la cantidad de veces que arrancas en frío y no tanto por los kilómetros recorridos por tu auto, se produce el deterioro del aceite. Esto es, si utilizas varias veces tu carro para recorrer distancias cortas que no llegan a sumar los 5 km arrancando el motor en frío, disminuye la calidad del aceite ocasionando un desgaste mayor.